Aprobado Marco Normativo Andino para la Gestión del Riesgo de Desastres

Aprobado Marco Normativo Andino para la Gestión del Riesgo de Desastres

Bogotá D. C., 24 de abril de 2017. En cumplimiento de uno de sus cuatro ejes misionales, la Armonización Legislativa, la Plenaria del Parlamento Andino aprobó este lunes el Marco Normativo Andino para la Gestión del Riesgo de Desastres; el cual fue elaborado por este organismo supranacional previo análisis de los principios que rigen el desarrollo sostenible, la normativa de la Comunidad Andina (CAN), las legislaciones internas y los tratados internacionales suscritos por los Estados miembros.

Para la construcción de esta herramienta, los parlamentarios andinos recibieron los aportes y el acompañamiento técnico de instituciones y expertos como la organización ‘Build Change’, el experto colombiano Omar Darío Cardona, representantes de los Gobiernos de los países andinos, entre muchos otros que contribuyeron a la definición de esta herramienta de referencia para las políticas públicas en la región.
La presidenta del Parlamento Andino, Edith Mendoza Fernández, lideró la votación del contenido que dio como resultado la aprobación del octavo Marco Normativo Regional, elaborado por los parlamentarios andinos de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.
Objetivo del Marco Normativo
Esta herramienta jurídica tiene como objetivo general garantizar la protección de la población andina frente a los posibles riesgos, así como implementar políticas públicas, estrategias y leyes que propicien acciones para su gestión (prevención, mitigación, adaptación, educación, entre otros).
En el mismo sentido, también pretende contribuir en la construcción de estrategias que permitan disminuir la vulnerabilidad de las sociedades andinas, con énfasis en grupos vulnerables, niños, mujeres y ancianos. Este proyecto de normativa comunitaria incluye las ‘buenas prácticas’ a nivel nacional, las recomendaciones pertinentes del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, aprobado en 2015, así como los resultados de las evaluaciones de impacto que se han realizado sobre la situación en cada país andino.
Estrategias para la Gestión del Riesgo de Desastres
El Marco Normativo Andino para la Gestión del Riesgo de Desastres contiene seis líneas transversales para la implementación de medidas en este ámbito a nivel regional, las cuales son:
1) Transformación Cultural para una efectiva gestión del riesgo de desastres, la cual apunta a la educación como respuesta frente a los desastres, proponiendo incluir este tema en el sistema educativo entre primaria y la educación universitaria. Además, el fortalecimiento de las capacidades de las comunidades por medio de campañas locales, nacionales y regionales de sensibilización, para promover una cultura de prevención de desastres; así como la incorporación de los sistemas de conocimientos y prácticas ancestrales, tradicionales, indígenas y locales en el diseño e implementación de las políticas públicas.
2) Conocimiento e identificación del riesgo, que tienen por objetivo generar una comprensión en todos los sectores sociales, políticos y económicos de los riesgos que implican los desastres, para lo cual es importante poseer un inventario sistemático de desastres y pérdidas, así como el establecimiento de una base de datos para el registro de casos de mortalidad; el monitoreo, evaluación y mapeo de amenazas y pronósticos; la evaluación y análisis de la vulnerabilidad y el riesgo de desastres; y el fortalecimiento de la participación ciudadana e información pública, con valores de transparencia y promoción del acceso en tiempo real a datos fiables por medio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC’s.
3) Reducción del riesgo, en el que se incluyen medidas estructurales y no estructurales encaminadas a la prevención y mitigación, con procesos de planificación y de ejecución de estrategias que buscan modificar las condiciones del riesgo. La implementación de políticas inclusivas y mecanismos de protección social y de los inmuebles, el empoderamiento de las mujeres y las personas con discapacidad; el adecuado uso de los suelos, cuencas hidrográficas, planificación rural y urbana con información técnica; el mejoramiento de viviendas y reubicación de asentamientos en zonas de riesgo; así como el reforzamiento y adecuado control de las normas y códigos de construcción, hacen parte de esta estrategia.
4) Planificación de la Recuperación Posdesastre, cuyas estrategias están encaminadas a la preparación de las instituciones operativas y de la comunidad para responder eficaz y eficientemente cuando el riesgo se materializa, entre ellas la organización y coordinación de operaciones de emergencia entre las instituciones pertinentes; la adecuada y rápida respuesta en caso de emergencia, además de la activación de los sistemas de alerta; el mejoramiento de equipos y herramientas para la atención y suministro de tecnología; la rehabilitación y reconstrucción de las zonas afectadas con la adecuada planificación de los procesos de recuperación posterior, preparación de las comunidades, instituciones prestadoras de servicios y entidades gubernamentales; así como la planificación en el sector salud.
5) Gobernabilidad para la Gestión del Riesgo de Desastres, para establecer un marco institucional y normativo para la coordinación de los diferentes actores sociales y gubernamentales en el proceso de Gestión del Riesgo de Desastres; asignando responsabilidades y facultades para detectar los riesgos sectoriales y multisectoriales a nivel local, nacional y regional.
6) Protección financiera frente al riesgo de desastres, componente que hace referencia a los mecanismos o instrumentos necesarios para poder acceder a recursos económicos oportunos, mejorando la capacidad de respuesta frente a la ocurrencia de un desastre y proteger los balances fiscales de los Estados.

2 Junio, 2017