Bolivia: entre danzas y festividades

Bolivia: entre danzas y festividades

Tupiza es una ciudad situada en el sureste de Bolivia, en el departamento de Potosí. Es conocida como la “Joya bella de Bolivia” gracias a la majestuosidad de sus paisajes, sus cerros colorados, su música y su comida.

Una de las celebraciones más significativas de la ciudad es El Carnaval de Tupiza, conocido también como Carnaval Chicheño, por ubicarse en territorio ancestral de la comunidad Chicha. Tiene lugar el 23 de marzo de cada año y, generalmente, se extiende alrededor de 15 o 20 días, en los que se encuentran comunidades rurales y urbanas para fortalecer los lazos de unión tradicionales.

El Carnaval  Chicheño es un encuentro ciudadano que conserva la originalidad chicheña de ruedas, tonadas, copleadas, comparsas y anatas, que a través del “Pujllay Carnavalero”[1], brindan diferentes muestras de danzas tradicionales llevadas a cabo por cerca de 90 comparsas que arriban a la ciudad desde todas las regiones del país.

Esta festividad incorpora manifestaciones culturales indígenas muy antiguas, como la Ch’alla a la Pachamama; un ritual andino de agradecimiento en el que hombres y mujeres dejan en el suelo algunos bienes materiales con valor simbólico, acompañados de serpentina, mixtura, confites, chicha, chuya, alcohol y vino. Todo esto, como muestra de gratitud a la madre tierra por todo lo que les brindó en el año.

Cada uno de los días del Carnaval se espera un acontecimiento distinto. En el “Jueves de Comadres”, por mencionar alguno, las mujeres se comparten presentes y halagos con el objetivo de fortalecer los lazos de “comadrazgo” entre ellas. Al caer la noche, todos los tupiceños se reúnen para elegir a la Cholita del Carnaval, una actividad que busca resaltar la belleza de las jóvenes chicheñas de toda la provincia.

Entre danzas y festividades transcurren los días que dura la celebración, en la que tanto locales como visitantes se convierten, no sólo en espectadores, sino en partícipes del crecimiento de la ciudad. De acuerdo con cifras del Ministerio de Culturas y Turismo, gracias a la fuerte inversión en la promoción de lugares turísticos del departamento andino de Potosí, la región se encuentra entre las tres más visitadas de Bolivia, después de Santa Cruz y La Paz.

Del mismo modo, contribuyen con el desarrollo de obras sociales importantes para la ciudad. El año pasado, en el marco de la festividad, el Municipio de Tupiza recaudó 45.282 BS, por ingresos del Carnaval Solidario de 2018. Los cuales, fueron destinados a damnificados de las Riadas, como consecuencia de las intensas lluvias que provocaron el desbordamiento de los ríos Tupiza y Atocha.

El Parlamento Andino se une a la celebración del Carnaval de Tupiza del 2019, reconociéndolo como patrimonio cultural y tradicional de los pueblos andinos. Así mismo, invita a todos los ciudadanos andinos a participar de esta alegre festividad y degustar el tradicional tamal tupiceño.

 

Referencias:

Giorgetta. (23 de julio de 2018). Tupiza, el Carnaval Chicheño. Recuperado de: https://giorgetta.ch/carnaval_chicheno_1.htm

La Razón. (10 de noviembre de 2016). Potosí se ubica entre los tres departamentos de Bolivia que recibe más turistas. Recuperado de:

http://www.la-razon.com/sociedad/Potosi-turismo-Salar-Uyuni-Gobierno_0_2598340217.html

Melendres, M. (2 de febrero de 2018). Un fallecido y miles de afectados en Tupiza; Evo Morales promete ayuda. Recuperado de: https://www.eldeber.com.bo/bolivia/Riada-se-lleva-una-vida-y-hay-miles-de-afectados-Morales-promete-ayuda-20180202-0002.html

Telesur. (13 de febrero de 2018). Bolivianos agradecen a Pachamama con ritual andino Ch’alla. Recuperado de: https://www.telesurtv.net/news/bolivianos-pachamama-ritual-andino-challa–20180213-0020.html

Tupiza. Programa Carnaval Chicheño 2017. (16 de febrero de 2017). Recuperado de: https://www.tupiza.boliviapopular.com/2017/02/programa-carnaval-chicheno-2017.html

[1] El Pujllay es una danza originaria de la región de Tarabuco en Bolivia, reconocida como patrimonio cultural inmaterial por la Unesco. Su nombre proviene de la lengua originaria quechua y significa baile, juego y/o alegría.

20 Febrero, 2019