Conmemoremos la independencia de los países andinos

Conmemoremos la independencia de los países andinos

Andrea Patiño
Presidenta del Parlamento Andino Juvenil del Colegio
Tomás Carrasquilla – Bogotá (Colombia)

La Independencia fue un periodo histórico, trascendental para todos los países de la región andina. Durante la colonia, fuimos oprimidos en nuestras libertades, saquearon nuestros recursos, doblegaron nuestra cultura, además nos impusieron reglas, tributos y creencias, rechazando nuestras costumbres, tradiciones y esperanzas, de manera que la independencia no solo nos permitió reorganizar el Estado y asumir el poder político, sino que nos abrió una puerta para reivindicar nuestra identidad que nos hermana desde tiempos precolombinos.

Muchos fueron los hombres y mujeres que dieron todo su esfuerzo para conseguir la Independencia de los países andinos. Por ejemplo, Antonio Nariño, conocido como el “precursor” de la emancipación de la Nueva Granada, tradujo en 1793 los Derechos del Hombre y del Ciudadano, legados por los franceses luego de la revolución. Estas ideas que expresaban la igualdad de derechos, la libertad de los hombres y la posibilidad de autogobernarse para buscar el bienestar del pueblo, dieron paso a que nuestros pueblos se levantaran en búsqueda de su autonomía.

Tres siglos después de la llegada de los españoles a nuestro territorio, decidimos levantar un grito por nuestra libertad y retomar lo que la metrópoli nos había quitado. Colombia lo expresó el 20 de julio de 1810, en donde el pueblo de Santa Fe se levantó con furia contra el opresor y que culminaría después de grandes luchas por el Libertador Simón Bolívar, el 7 de agosto de 1819 en el Puente de Boyacá. Los bríos de la libertad surcaron los Andes y cobijaron a Bolivia que alzó su voz el 25 de mayo de 1809, Ecuador el 10 de agosto de 1809, Perú el 28 de julio de 1821, Chile el 18 de septiembre de 1810 y Argentina el 25 de mayo de 1810, entre otras naciones. Aunque la Independencia de nuestros países fue el desprendimiento de la dominación y en cierta forma pudimos reconocernos como naciones, con sus particularidades, aún nos queda buscar la integración de nuestros pueblos. El camino sigue,
es largo y arduo, tenemos países majestuosos y con todas las oportunidades para abrirnos un camino próspero, valoremos lo que somos, nuestros recursos, biodiversidad, el talento humano y cuando comprendamos lo importante de estas ventajas, lograremos una verdadera independencia que nos una como países, como naciones
hermanas reconociendo las potencialidades y diferencias.

Traigamos a nuestra memoria todo el desarrollo, los logros obtenidos y las luchas por nuestros derechos, apreciemos la historia, para así poder formar una unión que prevalezca y que nos ayude a avanzar colectivamente, con los mismos sueños y esperanzas de labrar por fin nuestro propio destino, apropiándonos de lo que somos y de lo que tenemos, de nuestra riqueza y nuestra cultura, de nuestra gente y nuestros principios, y poder mostrar al fin lo que somos como latinoamericanos.

¡Viva la Independencia de los países andinos!

23 Agosto, 2018