Día del Maestro boliviano

Día del Maestro boliviano

El Día del Maestro y Maestra se celebra en Bolivia cada 6 de junio, fecha establecida el 24 de mayo de 1924 mediante un Decreto Supremo durante el gobierno del presidente Bautista Saavedra, en homenaje al maestro “Modesto Omiste”, quien aportó enormemente a la educación y creó las escuelas “1º de Abril” (niños) y “Juana Azurduy de Padilla” (niñas) en el año 1883.

Fue gestor de las Asambleas del Maestro, donde impartió en conferencias modernos métodos pedagógicos para su tiempo y se consagró a la libertad de enseñanza en todos los grados; además, influyó en la Ley de Libertad de Enseñanza que se aprobó el 22 de noviembre de 1872 (2015, Profesores y Maestros de Bolivia).

Entre 1919 y 1924 la educación fue impartida por los Misioneros evangélicos de manera clandestina a los niños, niñas y adultos por las noches a escondidas de los patrones, y por este aprendizaje, los indígenas originarios campesinos recibieron crueles castigos como latigazos, torturas, llegando incluso a ser arrastrados con caballos frente a la comunidad, como muestra de escarmiento, apresamiento, persecución y amedrantamientos, solo por el hecho de ir a aprender a leer y escribir.

Así, tenemos a valerosos maestros como Avelino Siñani, quien fue indígena campesino aimara de Warisata, corriendo el mismo sufrimiento aprendió a leer y escribir, y decidió compartir ese saber y enseñar a los niños de su comunidad clandestinamente con la visión de liberación de los indígenas campesinos por medio de la cultura, siendo que en ese tiempo el derecho a la educación para los indígenas campesinos era prohibido, existiendo un modelo educativo solo para grupos privilegiados siguiendo la línea del coloniaje.

Elizardo Pérez, representante del Gobierno, visitó el 2 de agosto de 1931 Avelino Siñani, profesor rural, en su humilde escuela para celebrar mediante un abrazo jubiloso el haber concluido la faena comunal de la construcción de una escuela para niños de Warisata, en el norte de Bolivia. Aunque los unía el mismo sueño, probablemente no imaginaban entonces que, al cabo de pocos años, se convertiría en la primera Escuela Indígena de Warisata y la mayor experiencia de educación rural en América Latina, como resistencia comunitaria a varios siglos de explotación colonialista y que fue un valioso antecedente de la reforma agraria de 1953 en la lucha contra el régimen de la servidumbre (2012, Díaz, C. et al).

Durante siglos, los pueblos indígenas andinos lucharon ardorosamente por conseguir escuelas para sus niños.
En una época en que dominaba el gamonalismo y latifundistas en el campo, hubo líderes y maestros indígenas que sufrieron persecución, castigos y amedrantamientos solo por el hecho de fundar o gestionar la creación de una escuela o enseñar a niños.

En ese sentido, a tiempo de celebrar el día del maestro en Warista, el suscrito parlamentario otorgó a los maestros un justo reconocimiento, destacando que el conocimiento de la historia de la Escuela Superior de Formación de Maestros de Warisata es un orgullo que debe ser contado como ejemplo regional. Los maestros que se forman en la Escuela Superior de Warisata son hombres y mujeres que están sembrando sabiduría para el futuro, es una de las más sobresalientes experiencias educativas impulsadas por indígenas originarios campesinos para indígenas, que por su doctrina alcanzó a propagarse e imitarse incluso en otros países del continente americano.

FUENTE

Profesores y Maestros de Bolivia (2015) Tomado de Educa Bolivia. Rescatado de http://bit. ly/2u9piCU
Díaz, C, Maldonado, D y Zeballos, N. (2012) Historia de la Escuela de Warisata. Rescatado de http://warisataescuela.blogspot.com.co/

Carlos Salazar Mostajo en su obra La Taika Teoría y Práctica de la Escuela Ayllu; y la obra Fin del Indio.

Elizardo Pérez, en su obra Warisata Escuela Ayllu.

28 Agosto, 2017