Día Mundial del Hábitat

Día Mundial del Hábitat

La garantía de un hogar digno: una responsabilidad compartida


A medida que transcurre el tiempo, los cambios en las condiciones de vida de las personas que radican sus hogares en las urbes son exponencialmente variantes y desproporcionales, revelándose así la necesidad de garantizar la dignificación de su vivir. Por tal razón, mediante la Resolución 40/202 la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el “Día Mundial del Hábitat”. [1]

Este día celebrado desde 1986, ha desarrollado una agenda de trabajo con diversos ejes temáticos que promueven las áreas focales de ONU-Hábitat, impulsa la aplicabilidad de los ODS (especialmente el No. 11) y en conjunto, motivan a la ciudadanía global a movilizarse para lograr el cumplimiento del derecho a una vivienda digna y la protección del estado armónico de sus territorios. Y el 2020 no podía ser la excepción, sin imperar la crisis generada por la COVID-19 que exhortó a las personas a transformar sus hábitos de interacción. 

La celebración se realizará desde la ciudad de Surabaya (Indonesia) de forma virtual, pues la ONU siendo consecuente con las transiciones emergentes lanzó en el marco de la conmemoración de “Octubre Urbano”, un evento diseñado “para que todos formen parte de la conversación sobre los desafíos y oportunidades creados por el rápido ritmo de cambio en nuestras ciudades y pueblos” [2], a la luz de la temática central de este año: “Vivienda para todos: un mejor futuro urbano” [3] sobre la cual se busca resaltar un valor más humanizado del hogar. 

Ante la coyuntura actual y los cambios realizados en la organización logística del “Día Mundial del Hábitat”, la ONU menciona que “la COVID-19 nos ha recordado que el hogar es mucho más que un techo. Un hogar debe ser seguro para permitirnos seguir trabajando, aprendiendo, con acceso a servicios básicos e infraestructura para las medidas de higiene, y con suficiente espacio para el distanciamiento físico. También debe estar ubicado en un lugar que permita a los residentes acceder a espacios públicos verdes y abiertos, oportunidades de empleo, servicios de salud, escuelas, guarderías y otras instalaciones sociales”. [4

Finalmente, destacando la importancia de erradicar las brechas sociales de desigualdad, mediante acciones que garanticen en los territorios un buen vivir para las personas. El Parlamento Andino se une a esta celebración, ya que considera que la dignificación de los hogares junto con los servicios adecuados para su mantenimiento, es también una responsabilidad compartida de todos los gobiernos. Pues ese buen vivir hace parte del fortalecimiento de la conciencia colectividad para lograr una urbanización equitativa, tal como lo ratifica la ONU en la temática anual “la vivienda inclusiva, asequible y adecuada es la clave para la transformación sostenible de nuestras ciudades y comunidades”. [5

Referencias

[1] ONU (20219). Recuperado de:  https://urbanoctober.unhabitat.org/whd

[2] Op cit. Párr., 2.

[3] ONU (2020). Octubre Urbano 2020. Recuperado de https://urbanoctober.unhabitat.org/

[4] ONU (2020). Vivienda para todos: un mejor futuro urbano. Recuperado de: https://urbanoctober.unhabitat.org/sites/default/files/2020-09/WHD%20Key%20Messages_SP.pdf

[5] Op cit. Pag. 1 Párr., 7.

28 Septiembre, 2020