El Parlamento Andino celebra el día internacional de las montañas

El Parlamento Andino celebra el día internacional de las montañas

Cada 11 de diciembre, desde el año 2003, se celebra el Día Internacional de las Montañas. Tiene su origen en 1992 cuando se adoptó el Capítulo 13 del Programa 21” Ordenación de los Sistemas Frágiles: Desarrollo Sostenible de las Zonas de Montañas”. Esto fue una oportunidad de las Naciones Unidas para demostrar la importancia que tienen las montañas para el medio ambiente y encargar a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el seguimiento de esta conmemoración.

La misión de la FAO en este día es recordar a las sociedades a través del mundo, las riquezas que brindan las montañas y el valor que tienen para algunos pueblos. En efecto, son relieves naturales que aportan bienestar y recursos a aproximadamente 915 millones de personas que viven en ellas y también a las poblaciones de las tierras bajas que sacan un beneficio indirecto de esta ubicación estratégica. Cabe destacar también que el 13% de la población mundial habita en las montañas, siendo la mayoría originarios de países en desarrollo, lo que explica que un gran porcentaje de ellos batalla con la pobreza y la inseguridad alimentaria.

Las cadenas montañosas son lugares de turismo y rutas culturales: tienen un significado particular para las poblaciones indígenas y locales, las cuales sacan de las montañas un conocimiento valioso y único. Asimismo, esos pueblos, a través de sus tradiciones y prácticas culturales, constituyen fuentes inestimables de sabiduría para el cuidado y la gestión de la tierra.

Nuestra propia región se destaca por la cordillera de los Andes, la cadena montañosa más larga de la Tierra, la cual atraviesa Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y una parte de Venezuela. Su superficie impresionante y su gran variabilidad climática hacen de los Andes uno de los territorios más biodiversos del planeta. Esto influencia de manera favorable los medios de vida de la sociedad andina, dado que esta cadena montañosa suministra agua a más de 100 millones de personas, aporta de manera importante al PIB de la región y es un factor decisivo en la cultura andina.

Además, siendo un rasgo dominante de la región, los Andes fue un elemento de cohesión e integración para los paises cercanos. En efecto, la cadena montañosa fue un telón de fondo para la creación de la Comunidad Andina cuyo órgano legislativo, el Parlamento Andino, es responsable de fomentar la integración entre los pueblos e incentivar a la ciudadanía andina.

Los glaciares en la región andina juegan un rol relevante en la regulación del presupuesto de energía de la superficie terrestre, en la producción primaria, en la generación de hidroelectricidad, en el control del nivel del mar, en la circulación oceánica global y en los ecosistemas marinos del territorio. Por ello, una problemática latente es el deshielo de los glaciares de la cordillera de los Andes.

Desde el 2006, según el Informe Stern, se reconoció que en los últimos 30 años el área cubierta de glaciares en la región andina se había reducido un 25% y que los glaciares de menor tamaño desaparecerían completamente en la década en curso; generando graves problemáticas en ciudades como la Paz y Lima, y a más del 40% de la agricultura que se lleva cabo en los valles andinos que dependen del caudal de recarga proveniente de los glaciares. Por lo anterior, el Parlamento Andino insta a los países de la región y a la comunidad internacional para que protejan estos ecosistemas que son vitales para el equilibrio biótico de los andes.

Adicionalmente, este año, esta institución se une a la celebración mundial, cuyo lema es #MountainsMatter para no olvidar la importancia de los cerros en la producción de bienes y servicios ecosistémicos esenciales para el planeta y su fragilidad frente al cambio climático.

11 Diciembre, 2018