El Parlamento Andino promueve el desarrollo de políticas para fortalecer la economía naranja en los países de la región Andina

El Parlamento Andino promueve el desarrollo de políticas para fortalecer la economía naranja en los países de la región Andina

En el marco de las Sesiones Plenarias virtuales llevadas a cabo el 24 de agosto, la Plenaria del Parlamento Andino aprobó por unanimidad el Marco Normativo sobre Economía Naranja.

El marco normativo contó con los aportes del doctor Felipe Buitrago viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja de la República de Colombia. El objetivo del marco normativo es impulsar en los Estados miembros del Parlamento Andino la implementación de políticas públicas para la adopción y promoción de la economía naranja para el desarrollo sostenible y aportar a la erradicación de la pobreza, la disminución de las desigualdades, y el desarrollo social.

Además, la herramienta jurídica expone lineamientos estratégicos de política pública que estimulan la implementación de principios rectores para desarrollar y consolidar la economía naranja dentro de la región Andina, reconociendo su aporte invaluable al desarrollo de las industrias culturales creativas de la región.

En lo que respecta a los lineamientos estratégicos, resulta importante destacar las recomendaciones que se brindan para la implementación del ecosistema creativo, que se entenderá como el conjunto de reglas e instituciones que regulan la difusión, producción y consumo de bienes y servicios creativos. Estos sistemas creativos indican que es de vital importancia el trabajo conjunto de las entidades públicas y privadas y la articulación con los diversos niveles del gobierno: central, regional y local

De igual manera, propone impulsar medidas que apoyen los cuatro diferentes actores de los ecosistemas naranjas, oferta, demanda, capital humano e instituciones de gobernanza, y fortalecer sus vínculos entre ellos.

La herramienta propone implementar medidas que adopten una nueva metodología del modelo en red de cadenas de valor para los bienes y servicios creativos que ha sido desarrollada a través de la inserción de las tecnologías digitales. Donde los cuatro procesos de la cadena de valor: creación, producción, distribución y acceso al mercado están interconectados y se retroalimentan constantemente.

Asimismo, el marco normativo impulsa la creación o el fortalecimiento de las cuentas satélites de cultura y economía naranja. Los cuales conformarán sistemas estadísticos comunes donde se identifiquen metas e indicadores respecto a los sectores de las industrias culturales y creativas para medir su impacto en la economía nacional y registrar los sectores creativos, información que será publicada mediante reportes periódicos. Asimismo, se buscará la adaptación de las metodologías nacionales a los criterios internacionales.

Finalmente, el marco normativo sugiere que se elaboren políticas educativas que propongan incluir en los programas educacionales sobre la economía naranja y el progreso cultural y creativo. Asimismo; se incluirá la formación sobre las tecnologías de la información, telecomunicaciones, innovación, entre otros. Debido a que la demanda de habilidades para la economía creativa es muy cambiante, la formación debe ser constante para responder a las demandas del mercado.

27 Agosto, 2020