Justicia Social: Un propósito regional

Justicia Social: Un propósito regional

La justicia social es un principio fundamental para construir futuros colectivos pacíficos; donde no hay justicia no puede existir una sociedad capaz de hacer valer sus derechos. Como consecuencia de los cambios políticos relacionados con la búsqueda de condiciones de trabajo dignas, el 26 de noviembre de 2007 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 62/10 declara el día 20 de febrero como Día Mundial de la Justicia Social.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas – ONU, la celebración del Día Mundial de la Justicia Social busca apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo, la igualdad entre sexos y el acceso al bienestar y la justicia social para todos. En este sentido, diferentes organismos internacionales han puesto el foco en la reducción de la brecha social y el acceso al trabajo.

Según la Organización Internacional del Trabajo – OIT, a diferencia de lo que se esperaba, la globalización no se tradujo inmediatamente en una nueva era de prosperidad. De hecho, a pesar del crecimiento económico acelerado que generó millones de nuevos empleos desde principios de los años 90 hasta la crisis de 2008, las desigualdades en el ingreso también aumentaron radicalmente en la mayoría de las regiones del mundo.

En 2016 en el promedio de América Latina, se constataba que un 19,6% de los ocupados no era remunerado por su trabajo (5,3%) o percibía ingresos inferiores a una línea de pobreza (14,3%). Ese año casi 7 de cada 10 ocupados (68,6%), se encontraban por debajo del umbral de las cuatro líneas de pobreza, mientras que el 31,4% se situaba por encima de este nivel.

En este sentido, los países de la Comunidad Andina enfrentan diferentes retos frente a la reducción de la pobreza y la desigualdad. En el caso de Colombia, de acuerdo con cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), el país subió del puesto 11 al 8 entre los países más desiguales del mundo. Mientras tanto, la pobreza extrema en Ecuador experimentó un incremento de 0,6 puntos porcentuales, de 8,4% en junio 2017 a 9,0% en junio 2018.

En Chile, de acuerdo con datos arrojados por la Encuesta Casen de 2017, más de 3.530.889 personas se encuentran en situación de pobreza. En Perú, para el año 2017, según los resultados arrojados en el Coeficiente de Gini, se observa que el grado de desigualdad en el país ha aumentado, alcanzando el 0,35 a nivel nacional. Sin embargo, la pobreza en Bolivia llegó a su nivel histórico más bajo en 2017, al cerrar con 36,4%, frente al 59,9 % de la gestión 2006, según la Encuesta de Hogares que difundió el Instituto Nacional de Estadística – INE.

En términos generales, la región revela algunos indicadores que dan cuenta de la crítica situación de los países en el ámbito social y económico, por lo tanto, es necesario implementar diferentes políticas públicas, proyectos y acciones, que contribuyan a mejorar las condiciones de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

El Parlamento Andino se une a la celebración del Día Mundial de la Justicia Social, ya que es indispensable para la convivencia pacífica y próspera. Asimismo, continuará trabajando en su compromiso de lograr sociedades más justas y equitativas, y en donde todas las personas tengan los mismos derechos sin ningún tipo de discriminación, como lo establecen algunos de nuestros instrumentos normativos, entre los que se encuentra el Estatuto Andino de Movilidad Humana y la Propuesta de Norma Comunitaria para la Protección de los Derechos Sociolaborales de los Trabajadores Migrantes Andinos.

 

15 Febrero, 2019