Mujeres: del sufragio a la ciencia

Mujeres: del sufragio a la ciencia

“Si no soy yo ¿quién? si no es ahora ¿cuándo?” Emma Watson.

A lo largo de la historia las mujeres han empezado a ganar, con mucho esfuerzo, un espacio en la sociedad, espacio que no debería haber sido luchado, pues como seres humanos ellas deberían estar en igualdad de condiciones respecto al género masculino; sin embargo, es una lucha que ha sido adquirida por mujeres empoderadas alrededor del mundo durante años y que las ha llevado al lugar en el que ahora se encuentran. Desde las sufragistas de Nueva Zelanda – Primer país en el mundo en permitir el voto femenino –  hasta el voto en Colombia para el año 1957.

Las mujeres son una parte significativa de la sociedad (el 49,6% de la población mundial según reportes de la ONU Mujeres para 2014), base tanto de la humanidad como de la economía, la ciencia, la educación y otros diversos aportes a la evolución de la raza humana. Entonces, ¿cómo es posible pensar en el desarrollo de las naciones y la erradicación de la pobreza mundial y las desigualdades sociales si no se actúa primero contra la inequidad de género en la que está inmersa la humanidad? Según el reporte del World Economic Forum, el ser humano tardará 81 años en cerrar esta brecha de desigualdad que aún existe en el mundo tanto en temas políticos como laborales.

En materia de ciencia y educación existen importantes aportes realizados por talentos intelectuales femeninos, como Marie Curie o, sin ir tan lejos, Diana Trujillo, colombiana de 32 años directora de misiones del robot curiosity en Marte, además de Adriana Ocampo, quien participó activamente de la misión “Juno” con el objetivo de descubrir los misterios del espacio.

Es por esto que la celebración de este día internacional es de gran importancia: por un lado, conmemora a todas las mujeres que han hecho posible el reconocimiento y la reafirmación de sus derechos, que han luchado para conseguir un mundo más equitativo; por otro, ayuda a recordar a todas las mujeres la necesidad de sus aportes en el mundo, porque así como Diana Trujillo y Adriana Ocampo, son muchas más quienes, con su contribución diaria en temas cruciales, pueden ser tomadas como referentes tanto científicos, económicos, educativos y políticos. Y el mensaje no se dirige sólo a la población académica, sino a todas las mujeres que con sus aportes pueden ayudar a reducir estos 81 años que faltan para poder reducir la brecha de inequidad de género en el mundo.

Finalmente, lo más importante de días como estos es dar a conocer a todas las niñas, jóvenes y adultas que el género no es un limitante y que es responsabilidad de todos normalizar y volver cotidiana la tolerancia.

 

Escrito por:

Angie Nathalie Hincapié Olaya y Laura Valentina Rincón Galeano.

Parlamento Andino Juvenil Ibagué

8 Marzo, 2018